Posted on

Madrid, lunes 24 de octubre de 2016

Comentario de J.L. Cava

Los avisos de un “crash” como el de 1987 han vuelto a los titulares de la prensa económica

Apertura a la baja y cierra al alza, y el S&P 500 sigue atrapado en el movimiento lateral. Este es el resumen de la sesión del viernes.

Me sigue llamando la atención la debilidad de la última parte de la sesión, puede revelar cierta ansiedad por asegurar los beneficios obtenidos en el “intradía”.

No hubo nada nuevo, salvo la fuerte apreciación del dólar.

La probabilidad de que el FED suba los tipos de interés sigue en el 60%

El volumen negociado durante la sesión del viernes fue similar al de la media de 10 sesiones.

Por lo tanto, todo sigue igual.

Los tres sectores que lideraron el movimiento al alza durante la semana pasada fueron el de Tecnología, Energía y Bancos.

El soporte significativo del S&P 500 se encuentra donde estaba, en torno a 2.120.

La resistencia de la zona de los 2.150 se ha convertido en un verdadero techo a corto plazo. Si el S&P 500 fuese capaz de superarla, muy probablemente se encaminaría al 2.190.

No se aprecia un fuerte nivel de “sobreventa” que pudiera impulsar las acciones al alza, pero tampoco existe un catalizador que lleve al S&P 500 a superar las zonas de resistencia.

Sólo un tercio de las acciones que integran el S & P 500 están cotizando por encima de la media de 50 sesiones y sólo dos terceras partes están se encuentran por encima de la media de 200 días. Los niveles máximos se alcanzaron en el mes de agosto.

Nos encontramos en una situación en la que la mayor parte de los sectores han entrado en movimientos laterales (fases correctivas). Nada grave, simplemente paradas. Por ello, en mi opinión, no existe una tendencia subyacente a la baja, la debilidad está controlada.

Según FactSet el 78% de los valores del S&P 500 han superado las previsiones de beneficios de los analistas. Y un 65% han superado las estimaciones de ingresos realizadas por los analistas. Es una temporada tranquila.

Observo que en la CNBC hay muchos analistas y periodistas que están comparando la situación actual con la de 1987, incluso superponen el gráfico de ese año del S&P 500 con el de 2016. En mi opinión, la situación no es comparable.

Basta con echar un vistazo a los niveles de liquidez existentes en los fondos de inversión.

Esa opción por la liquidez de muchos inversores se ha visto acentuada por las elecciones presidenciales estadounidenses. La verdad es que, visto la calidad de ambos candidatos, es para salir corriendo.

El “Euro/Dólar” se mostró débil. Llegó a hacer un mínimo en 1,8580 y es probable que en torno a ese nivel se produzca un rebote que lleve su cotización a la zona de los 1,09160.

La zona de soporte significativa del DAX vamos a situarla en 10.600, mientras se mantenga por encima mantendremos una predisposición alcista.

El IBEX apoyado por la fortaleza de los bancos ha llegado a la zona de resistencia existente en torno a los 9.100-9.200.  La superación de la misma abriría el camino hacia la siguiente situada en torno a los 9.400.

Tras la fuerte subida de la semana pasada es probable que se produzca una corrección a corto plazo, pero mientras se mantenga por encima de 8.875, mantendremos una predisposición alcista.

 

Banner-NEW-01

 

 

Compartir