Madrid, sábado 20 de septiembre de 2014

Comentario de J.L. Cava

El índice de indicadores adelantados de la economía de los EE.UU., publicado el pasado viernes por “The Conference Board”, volvió a subir en agosto, aunque lo hizo a un ritmo más lento que en el mes de julio, con lo que podemos concluir que sigue la tendencia alcista iniciada en el 2009 y, por lo tanto, la economía de los EE.UU. sigue ganando tracción.

A pesar de ello, todos los participantes en el mercado hemos podido ver que “QEeen” Yellen no tomará decisiones que puedan dañar a las bolsas, así el mercado ha descontado que los tipos a corto plazo seguirán bajos durante el año próximo. El Dow y el S&P 500 reaccionador en consecuencia marcando nuevos máximos y ahora todo el mundo se está preguntando hasta dónde podría subir el S&P 500, ¿2050?, ¿2.200?

Las muestras de fuerza del Dow y del S&P 500 no pueden ocultar la principal preocupación de los analistas técnicos: el comportamiento del Russell 2000.

Todos estamos viendo la divergencia que está dibujando el Russell 2000 frente al S&P 500 y frente al S&P 100, pero lo verdaderamente preocupante es que la media de 50 está a punto de cortar a la de 200 sesiones. El posible cruce de ambas medias atrae la atención de los analistas técnicos porque este cruce anticipó las caídas del año 2000 y 2007.

Tras una apertura al alza en los mercados europeos y norteamericanos en la sesión del pasado viernes , las ganancias prácticamente desaparecieron a medida que evolucionaba la sesión.

El Russell 2000 se volvió a mostrar el viernes como el índice más débil con un retroceso superior al 1%. Mientras que el S&P 100 cerró con leves ganancias.

El viernes se produjo la expiración de los contratos de futuros y opciones. Generalmente, este tipo de acontecimientos provocan un aumento de la volatilidad, de tal manera que hay que dejar pasar un tiempo antes de ver cual es la tendencia real del mercado a corto plazo.

Hemos dicho en numerosas ocasiones que la tendencia intermedia del S&P 500 es alcista, y lo seguimos pensando. A muy corto plazo, observamos que se ha producido un incremento del optimismo entre los inversores particulares.

Nosotros creemos que, teniendo en cuenta el comportamiento del viernes pasado (elevado vlumen y retroceso brusco desde la zona de máximos), lo más probable es que el S&P 500 retrocede a corto plazo.

Esta página continuará actualizándose a lo largo del fin de semana.