Posted on

Madrid, viernes 15 de diciembre de 2017

Comentario de J.L. Cava

El impulso crediticio global sigue cayendo

El impulso crediticio global sigue cayendo. En un año ha retrocedido a un ritmo aproximado del 6% del PIB mundial. Y no consigue rebotar a pesar de que ya lleva cayendo durante varios meses.

Este hecho está anticipando lógicamente una desaceleración económica global.

Obviamente el principal responsable de ese hecho es China. El deterioro del ritmo del crédito en China se está acelerando.

Si nos fijamos en el activo de los bancos chinos, crecieron por primera vez a un ritmo inferior al 10% anual.

Y en consecuencia debemos considerar que su economía se está desacelerando, tal y como han revelado la últma bateria de datos publicados.

Existe una correlación muy alta entre el ritmo de variación de los precios de los inmuebles en China y su impulso crediticio. Como el impulso crediticio está retrocediendo, es probable que también lo haga el precio de los inmuebles.

Los chinos están reduciendo sus préstamos a largo plazo (hipotecarios) y sustituyéndolos por prestamos a corto plazo. Están siendo inducidos a ello por las autoridades económicas chinas que están tratando de desinflar la burbuja inmobiliaria, pero a la vez facilitar crédito a corto plazo a los particulares para que lo dediquen al consumo. ¿Les suena? Claro, ya lo hemos vivido en los EE.UU.

 

Durante la sesión de ayer vimos como el DAX se dirigió su primera zona de soporte, que habíamos situado en torno al 13.050.

El hecho de haber perforado esa zona hace muy probable que se retroceda hasta el 12.800, tal y como habíamos dicho en comentarios anteriores.

Los indicadores de momento son bajistas a corto plazo pero no de forma agresiva. Por ello, vamos a considerar que el DAX se mueva de forma “lateral-bajista”.

Este movimeinto a la baja del DAX podría ser liderado por Basf.

El IBEX perforó el 10.230 y, por lo tanto, vamos a considerar como escenario más probable que se dirija hacia la zona de soporte 10.100-10.080. No hay novedad, sigue débil.

En cuanto al S&P 500, es cierto que ayer retrocedió pero se mantuvo por encima de 2.650. Por lo tanto, debemos mantener una prediposisición alcista a corto plazo. Al menos mientras ese nivel no sea perforado.

Los indicadores de momento no sufrieron grandes daños. Por lo tanto, vamos a considerar que el movimiento de ayer es algo normal.

El NASDAQ 100 también retrocedió pero no se apreciaron grandes presiones vendedoras. Tal y como hemos dicho en comentarios anteriores, vamos a considerar como escenario más probable que intente dirigirse a la zona de los 6.330.

Compartir