Posted on

Miami, sábado 13 de mayo de 2017

Comentario de J.L. Cava

En primer lugar quiero agradecerles a todos ustedes el interés que han mostrado hacia mí. De verdad, muchas gracias por sus amables correos.

Les pido disculpas por no haberles avisado previamente de mi salida hacia EE.UU. No lo hice porque confiaba en que iba a ser capaz de actualizar la página. Sin embargo, he estado trabajando muy intensamente aquí en Miami y al final del día no he tenido la fuerza necesaria para hacerlo.

Espero volver a partir de este mismo momento a la práctica habitual: una actualización diaria.

Está a punto de terminar la temporada de publicación de resultados y ya podemos decir que han estado ligeramente por encima de lo esperado. En el primer trimestre se han incrementado un 13,6%.

El incremento de los beneficios se ha debido a un aumento significativo de las ventas (7,8%) y de un incremento de los márgenes de explotación del 4,9%. Por lo tanto, podemos calificar estos resultados como muy sólidos.

No obstante, creo que al final de año este ritmo de crecimiento se moderará.

El sector que más ha contribuido al aumento de los beneficios ha sido el de energía seguido del financiero.

No solo los beneficios de las empresas norteamericanas han obtenido unos beneficios ligeramente superiores a lo esperado, sino que también ha sucedido en Europa.

Podemos decir que todas las empresas se han beneficiado del impulso económico que dio la economía de China a través del aumento de las exportaciones.

La fuerte caída de la rentabilidad de los bonos que se produjo el viernes, tras conocerse el dato de CPI, envía un claro aviso acerca de la posible marcha de la inflación y lógicamente es un signo de peligro para los bancos. La rentabilidad de las notas a 10 años se situó por debajo de la media de 50 sesiones. Es probable que la rentabilidad de los bonos retroceda de nuevo a la zona de mínimos. El primer soporte significativo se encuentra precisamente en los mínimos del viernes, 2,318%.

En este caída de la rentabilidad de las notas a 10 años tiene mucho que ver la debilidad del dólar frente al yen. Esta última subida de la rentabilidad de los bonos y de la bolsa se ha debido fundamentalmente a la debilidad del yen, pero ahora que parece que el yen ha comenzado a apreciarse, es probable que las bolsas retrocedan, la rentabilidad de los bonos baje y el oro suba.

El NASDAQ 100 volvió a cerrar con ganancias, el SP 500 retrocedió ligeramente y el Russell 2000 cedió posiciones con claridad (podemos decir incluso que hubo una “descarguita”), y se dejó al cierre en torno al 0,7%. Ese movimiento de los índices revela la realidad del mercado: la mayor parte de los valores están en fase correctiva y prácticamente 10 de los de mayor capitalización del NASDAQ 100 son los que están en clara tendencia alcista.

Este comportamiento lleva repitiéndose durante varias semanas.

La estructura del VIX sigue siendo alcista para las bolsas.

Podemos decir que la tendencia del S&P 500 continúa siendo alcista pero existe el riesgo de que se produzca una corrección si el S&P 500 no termina por superar al 2.400.

La primera zona de soporte del S&P 500 se encuentra en torno a 2.380.

El siguiente soporte significativo yo creo que se encuentra en torno a 2.350. Su perforación sería un signo de debilidad que podría abrir el camino hacia el soporte de la zona 2.280.

He aprovechado mi estancia aquí para hablar directamente con gestores de fondos de Miami, y me han pasado este nota de un informe de Goldman: “we forecast the S&P 500 index will decline by 4% to 2300 by year-end 2017 as consensus EPS estimates are trimmed closer to our forecast.” Los mercados financieros experimentarion cierto alivio con el resultado de las elecciones francesas.

Además, da la sensación de que en Europa se empieza a hacer un buen frente contra el populismo. En este sentido, es preciso tener en cuenta que los principales candidatos a las elecciones alemanas de este otoño son partidarios de la cooperación europea. Por lo tanto, salvo por Traget2 podemos decir que no existe un peligro inmediato de ruptura.

Ahora bien, los factores que condujeron al auge de partidos populistas siguen estando presentes: corrupción, desigualdades sociales, etc.

 

Compartir