Posted on

Madrid, viernes 9 de septiembre de 2016

Comentario de J.L. Cava

De la política monetaria a la política fiscal

En los mercados corrió el rumor de que Draghi estaba presionando a los gobiernos para que tomaran el relevo en la adopción de medidas para estimular el crecimiento.

Es cierto que Draghi decepcionó a los inversores, porque el BCE no aprobó la prolongación del actual programa de relajación cuantitativa. Ahora bien, dio a entender que esperaba que los gobiernos de la zona euro, finalmente, aprobaran la adopción de medidas de estímulo fiscal, en referencia al anuncio hecho en la cumbre del G-20 en China. Es decir, presionó indirectamente a los gobiernos (especialmente a los alemanes que tanto lo critican por su política monetaria expansiva) para que cumplan lo declarado en el G-20.

La declaración del G2-20 es importante porque la han hecho los responsables de los gobiernos y en su declaración se comprometieron a utilizar la política fiscal y la realización de reformas estructurales para impulsar el crecimiento. Era lo que Draghi ha venido pidiéndoles desde hace tiempo y parece que van a hacerlo ahora.

A pesar de la subida del precio del petróleo, el S&P 500 cerró con descensos. El sector de la energía cerró lejos de los máximos alcanzados durante la sesión de ayer porque hacia el final de la sesión surgieron realizaciones de beneficios.

Si los bancos centrales ceden el paso a la política fiscal, para justificar las actuales valoraciones de las empresas sería necesario un incremento de los beneficios.

Ahora bien, mientras los Bancos Centrales mantengan sus actuales políticas monetarias expansivas, la tendencia intermedia del S&P 500 seguirá intacta.

Así nos encontramos con que, al ver el gráfico del S&P 500, podemos concluir que no pasó nada, sigue dentro del movimiento lateral. Y, por ello, sigo pensando que su tendencia intermedia sigue siendo alcista.

El DAX se giró a la baja al llegar a la resistencia de la zona 10.800. Sigue entre 10.8000 y 10.400.

El IBEX se mostró más fuerte por la subida de Telefónica, BBVA y Santander. Lo más probable es que siga subiendo hasta la zona 9.200-9.350.

Banner-NEW-01

Compartir