Posted on

Madrid, viernes 8 de enero de 2016

Comentario de J.L. Cava

Hemos dicho en numerosas ocasiones que el principal problema de la economía global era que las autoridades económicas chinas no controlaban su economía. A juzgar por los hechos y las devaluaciones no anuncidas, resulta obvio que no tienen el control.

Ahora bien, la caída de las bolsas estadounidenses también se debe a la propia desaceleración económica de la economía de los EE.UU.

Las caídas se aceleraron durante la sesión de ayer cuando Reuters publicó que el banco central de China había propuesto dejar fluctuar libremente al yuan. ¿Recuerdan cuando las autoridades chinas dijeron a finales del verano que ya no iba a ver más devaluaciones?

Sinceramente, confío poco en las autoridades económicas de China. A nivel global hay un claro exceso de capacidad de producción instalada

Con las caídas de ayer se perforaron niveles técnicos significativos.

El S&P 500 ha cerrado por debajo de 1.950 y, por lo tanto, lo más probable es que ahora se dirija a la zona de los mínimos de agosto, 1.871.

El VIX cerró en 24,99. Por lo tanto, vamos a considerar que ha iniciado una tendencia alcista, lo que es bajista para las bolsas.

El DAX ha perforado el soporte de la zona 10.200-10.100 y se dirigió al 9.800, donde rebotó ligeramente poco antes del cierre.  La perforación del 9.800 abriría el camino hacia  la zona de soporte de los 9.400.

Por lo que hace referencia al IBEX, creemos que, tras la perforación del 9.200, lo más probable es que se encamine a la zona de los 8.750, máximos de 2013 que deberían actuar como soporte.

Compartir