Posted on

Madrid, viernes 30 de junio de 2017

Comentario de J.L. Cava

La caída de la cotización de los bonos terminó afectando a las bolsas.

Ahora bien, el S&P 500 respectó la zona de soporte, 2.415-2.400. Concretamente hizo un mínimo en 2.405 y desde ese nivel rebotó con fuerza. Y, al final, como siempre, todo sigue igual.

A la vista del giro brusco, consideraremos como escenario más probable que se haya agotado la pauta a la baja.

El volumen negociado fue elevado. Es decir, hubo una gran realización de beneficios, la gente tuvo miedo y se salió, pero el S&P 500 no perforó ningún soporte significativo.

El sector más fuerte fue el financiero y el de energía.

Pensemos que hoy es el último día del mes y del semestre, y es probable que los gestores de fondos intervengan sujetando el mercado.

Dio la sensación de que las fuerzas del mercado hicieron todo lo posible para cerrar al alza, lejos de la zona de mínimos, para dejar claro que la tendencia intermedia sigue siendo alcista. Es difícil que los bancos centrales dejen caer las bolsas, porque les haría prácticamente imposible reducir su balance.

Por lo tanto, podemos decir que no se ha iniciado una gran caída y que simplemente estamos en un movimiento lateral.

Por lo que hace referencia al VIX, hizo un máximo en 15,16. Subió con fuerza pero no superó la zona 16.5. Por lo tanto, vamos a seguir considerando como escenario más probable que el VIX siga dentro de ese amplio movimiento lateral.

El DAX retrocedió algo más que el S&P 500 porque no se benefició del efecto ascensor de que goza el S&P 500 poco antes de los cierres.

El DAX marcó un mínimo en una zona de soporte clara, 12.350.

Ahora nos vamos a fijar en el 12.600, antigua zona de soporte convertida ahora en resistencia, mientras se mantenga por debajo, consideraremos que aún no hay la seguridad de que se haya formado un suelo. Y consideraremos que podría volver a dirigirse de nuevo a la zona de los 12.350.

 

Compartir