Posted on

Madrid, viernes 3 de noviembre de 2017

Comentario de J.L. Cava

El S&P 500 experimentó una oleada vendedora a la apertura que lo llevó a marcar los mínimos de la sesión en la zona de los 2.566.

Pues bien, tras la primera hora de negociación se recuperó y consiguió cerrar con ligeras ganancias.

Debemos interpretar ese movimiento como un signo de fuerza. Por lo tanto, debemos seguir manteniendo una predisposición alcista si bien da la sensación que desde el 27 de octubre se encuentra en un movimiento lateral.

La zona comprendida entre 2.560 y 2.566 se ha constituido como un soporte importante a corto plazo y su perforación nos avisaría del inicio de una fase correctiva algo más profunda que las vistas hasta ahora.

La evolución de la amplitud del mercado apunta que es muy probable la perforación de los 2.560.

La perforación del 2.560, de producirse, marcaría un objetivo mínimo en la zona 2.540-2.530.

El NASDAQ 100 rebotó al llegar al 6.194. Y se recuperó. Ahora bien, nos vamos a fijar ahora en ese nivel, porque su perforación nos avisaría de un movimiento hacia los 6.120, antigua resistencia que debería actuar de soporte.

Ahora bien, nuestra predisposición sigue siendo alcista.

El DAX sigue moviéndose en un estrecho movimiento lateral. Ayer rebotó al llegar al 13.400. La predisposición debe seguir siendo alcista.

Hoy nos vamos a fijar en el 13.350. Mientras el DAX se mantenga por encima, la predisposición debe seguir siendo alcista.

El IBEX abrió a la baja, llegó al 10.397 y ahí rebotó.

Mientras se mantenga por encima del 10.370, vamos a mantener una predisposición alcista a corto plazo. Ahora bien, su perforación sería un signo de debilidad.

 

 

Compartir