Posted on

Madrid, viernes 28 de julio de 2017

Comentario de J.L. Cava

Ayer se produjo una descarga en el Nasdaq; apertura con hueco al alza y retroceso posterior. Google y Neflix fueron los que más cayeron del grupo conocido como FANG. El S&P 500 perdió un 0.5% en 60 minutos. Y el Dow fue el único índice que cerró la sesión con ganancias.

A pesar de las caídas de los índices, la cotización de los bonos no subió.

Ahora bien, el S&P 500  respondió bien, recuperando una gran parte de las pérdidas iniciales. Por el momento, el control de la situación lo siguen teniendo los alcistas. Dicho esto, hoy es preciso prestar atención a lo que suceda en el mercado por si se volviera a desencadenar una nueva oleada vendedora. Si no se desatasen nuevas ventas, la tendencia alcista seguiría intacta. Si, por el contrario, se produjera una continuación de las ventas de ayer, entonces deberíamos prepararnos para un retroceso mayor.

El S&P 500 hizo un mínimo en 2.458. Sabemos que el primer soporte se encuentra en 2.450. Si fuese perforado, nos avisaría de la conclusión del actual tramo al alza y del inicio de una corrección.

Un poco más abajo tenemos un soporte en 2.430, que podría ser el primer objetivo en caso de perforación del 2.450.

La oleada vendedora en las bolsas y la compradora en el oro se produjo justo trás la publicación de una nota de Marko Kolanovic, estratega de JP Morgan.

Kolanovic publicó ayer una nota en la que decía, entre otras muchas cosas, que “The fact that we had many volatility cycles since 1983, and are now at all-time lows in volatility, indicates that we may be very close to the turning point.”

La caída de la correlación ha sido un hecho que se produjo en el 2000, 2007 y en mayor medida en 2017. Esto aumenta el riesgo de una corrección brusca.

Ahora bien, es preciso tener en cuenta que los bancos centrales harán lo imposible para impedir una caída del mercado más allá del 10% porque, si no lo hicieran, la gente desconfiaría de ellos al ponerse claramente en evidencia su fracaso. Es evidente su fracaso para los que estamos más cerca del mercado, pero para la masa. Si la gente viera en los telediarios fuertes caídas en bolsa en lugar las alabanzas infundadas acerca de lo bien que va una economía (que crea fundamentalmente puestos de trabajo de baja cualificación y mal pagados) , la masa se percatará del desastre causado por los banqueros centrales.

Jeffrey Gundlach de Double Line Capital compró en días anteriores opciones put  sobre el S&P 500 con vencimiento en torno a 5 meses.

En cuanto al dólar, los especuladores tienen abiertas posiciones netas cortas. El open interest ha alcanzado niveles que podemos considerar elevados. Igualmente, están cortos en notas a 2 años.

El DAX sigue mostrándose relativamente débil y aumenta la probabilidad de que se dirija hacia la zona de soporte de los 11.800.

El IBEX ha aguantado a la apertura pero, a medida que transcurre la sesión, se ha ido debilitando. Por lo tanto, vamos a considerar como escenario más probable que vuelva a la zona de soporte de los 10.400.

 

Compartir