Posted on

Madrid, viernes 21 de abril de 2017

Comentario de J.L. Cava

Mnuchen es un artista en manejar expectativas.

Nos dijo que antes del verano estaría aprobada la reforma.  No parece probable que sea aprobada antes del verano, más bien la fecha más probable sería finales de este año.

Pues bien, hoy nos dice que “la Administración estaba cerca de la gran reforma tributaria”

Es decir, que la Casa Blanca presentará un plan muy pronto. Ahora bien, probablemente no será aprobada hasta final de año.

Mnuchen quiere seguir haciéndonos creer que será aprobada, cuando en realidad aún falta mucho y probablemente será de menor cuantía que la que nos prometió.

Gracias a esos comentarios, que en realidad no añaden nada nuevo, el sector bancario de los EE.UU. fue uno de los sectores que lideró la subida de las bolsas en la sesión de ayer.

Ni que decir tiene que no me creo las promesas de Mnuchen y creo que los inversores deberían moderar sus expectativas acerca de esa….”gran reforma tributaria”.

El S&P 500 subió durante la sesión de ayer pero sigue dentro del movimiento lateral.

El volumen negociado durante la sesión de ayer fue relativamente alto y las líneas de “avance/descenso” subieron con decisión.

Las bolsas de EE.UU. reaccionaron con alzas en una semana en la que expiran los contratos de futuros y opciones, y a la incertidumbre que emana de las elecciones francesas. La verdad es que resulta extraño que en la tercera gran votación, tras el Brexit y las elecciones presidenciales en los EE.UU., las bolsas se muevan al alza. Es sospechoso.

El DAX hizo un mínimo en 11.92o y desde ese nivel rebotó. Da la sensación de que los gestores norteamericanos han vendido algunas de las posiciones en Europa y añadido en EE.UU.

Mientras el DAX se mantenga por debajo de 12.120, consideraremos que lo más probable es que se dirija de nuevo a la zona de los 11.900.

El IBEX está atrapado en un movimiento lateral. Ayer llegó al 11.475 y se paró.

 

 

 

 

Compartir