Posted on

Madrid, viernes 18 de agosto de 2017

Comentario de J.L. Cava

El contenido de las actas de la reunión del FOMC reveló que el FED tiene serias dudas acerca del buen funcionamiento de su modelo de inflación. Es lógico porque ha fallado durante estos últimos 5 años.

Con unos miembros del FOMC tan divididos en sus opiniones, da la sensación de que no tienen muy claro el camino a seguir.

Ahora bien, a pesar de lo anterior, debemos considerar como escenario más probable que el FED va a seguir con el proceso de reducción de su balance y con la subida de los tipos de interés que controla, salvo que se produzcan fuertes caídas en las bolsas.

El S&P 500 se ha girado a la baja antes de llegar a la resistencia de la zona 2.485 y, como consecuencia de ello, se ha desencadenado una oleada vendedora.

El retroceso de ayer estuvo liderado por el NASDAQ 100.

El S&P 500 se comportó ayer de forma similar a lo que sucedió el pasado jueves.

Los valores de pequeña y mediana capitalización se mostraron muy débiles y el Russell 2000 cerró justo en los mínimos del año, los que marcó en marzo de 2017. La perforación de un soporte tan significativo sería una claro signo de debilidad.

El S&P 500 continúa dentro de la fase correctiva que se inició el pasado 8 de agosto. Hasta ahora hemos visto que cuando llega a la zona de resistencia o de soporte del movimiento lateral el S&P 500 se para.

Los indicadores técnicos ya se debilitaron como consecuencia del movimiento del pasado 10 de agosto y con el movimiento de ayer lo han hecho aún más. Por lo tanto, vamos a considerar como escenario más probable que aún quede recorrido a la baja antes de encontrar un soporte que funcione.

Los valores de baja volatilidad  cayeron ayer con decisión siguiendo de cerca al NASDAQ 100. Este movimiento a la baja del SPLV fue más violento que el de la semana pasada.  Fue tan violento que en un solo día el SPLV retrocedió a la zona correspondiente a los mínimos del viernes pasado. El nivel significativo a vigilar en el SPLV son los mínimos de finales de julio. Si esos niveles fuesen perforados, sería un signo de debilidad.

Desde un punto de vista de la Teoría de Elliott, parece que el S&P 500 y el NASDAQ 100 estén dibujando una pauta plana y podrían estar desplegando ahora la onda C. Si tenemos en cuenta la fuerte caída de ayer, podríamos considerar ese tramo como parte de la onda 1. Tras el latigazo de ayer, lo más probable es que ahora se mueva lateralmente o ligero rebote antes de desplegar un nuevo segmento a la baja. Eso es lo que estamos viendo en este momento en el Globex, pero es un rebote muy débil.

El VIX volvió a situarse por encima de 15.

Por el momento, el S&P 500 se encuentra en una fase correctiva de las fuertes subidas previas, no podemos decir que se haya iniciado un mercado bajista. Y vamos a considerar como escenario más probable que esta fase correctiva lleve al precio a la zona de los 2.400-2.380.

Me ha llamado la atención el movimiento experimentado durante la semana pasada y la actual del XIV, un ETN inverso de volatilidad. Ha desencadenado una señal de cancelación de posiciones largas en muchos algoritmos. Además, el retroceso se ha producido con un fuerte aumento del volumen. Este hecho es indudable bajista para las bolsas. Y la perforación de los mínimos de la semana pasada acelerarían las ventas.

Ds preciso tener en cuenta que las posiciones largas abiertas en el VIX han alcanzado niveles no vistos nunca antes por la confianza que tienen los inversores en los bancos centrales, lo que constituye un riesgo añadido.

El comportamiento del VIX es bajista para las bolsas, por ese motivo, en mi opinión, lo más probable es que el S&P 500 se dirija a la zona de los 2.400.

El DAX tienen un importante soporte en la zona de los 11.900 y una resistencia clara en el 12.350. Está desplegando una fase correctiva, no ha iniciado un mercado bajista. Por lo tanto, vamos a considerar como escenario más probable que siga dentro de este movimiento y que se dirija a la zona de soporte de los 11.900.

El IBEX presenta un soporte en los 10.200. El giro brusco a la baja al llegar al 10.700 hace, en mi opinión, más probable la continuación del actual movimiento a la baja.  Si perforase el soporte de la zona 10.200, podríamos ver un movimiento hacia el 9.800.

Compartir