Posted on

Madrid, viernes 16 de diciembre de 2016

Comentario de J.L. Cava

Ayer vimos una auténtica carnicería en el mercado de divisas. El dólar subió con fuerza y llevó la relación “euro/dólar” al perforar el importante soporte de los 1,05. Hizó un mínimo en 1,03665, niveles no vistos desde 2003.

La perforación del nivel 1,05 hace muy probable que el “euro/dolar” logre la paridad en el 2017.

El S&P 500 se está moviendo lateralmente entre 2.280 y 2.248. Un cierre por debajo de 2.248 sería un signo de debilidad y aceleraría las realizaciones de beneficios. Si bien la tendencia intermedia es alcista, a muy corto plazo los indicadores de momento se encuentran excesivamente “sobrecomprados” en el muy corto plazo.

Ni las subidas anunciadas del tipo de interés de los fondos federales, ni la fuerte subida experimentada por la rentabilidad de las notas a 10 años (ayer marcó un máximo en 2,62%), ni la subida del dólar frenan a las bolsas estadounidenses.

Resulta más llamativo que sigan subiendo cuando el FED va a subir los tipos de interés cuando la tasa de crecimiento del PIB de los EE.UU. en el cuarto trimestre esté en torno al 2,6%.

Probablemente se deba a una cancelación de las últimos posiciones cortas antes de la expiración de los contratos de futuros y opciones que se produce hoy, al optimismo excesivo de aquellos que estaban en liquidez y ahora creen que van a perder el tren de las subidas, y a la rotación sectorial.

Teniendo en cuenta que todos los inversores ya han descontado las políticas de Trump, si ahora no pudiera llevarlas a cabo se produciría el movimiento en sentido contrario.

El DAX se movió al alza favorecido por la debilidad del euro. Mientras se mantenga por encima de 11.200, mantendremos una predisposición alcista. Sólo la perforación del 11.200, aceleraría las ventas.

El IBEX se movió entre 9.350 y 9.200. Mientras se mantenga por encima de 9.200, alcistas a corto plazo.

 

Banner-NEW-01

Compartir