Posted on

Madrid, viernes 10 de junio de 2016

Comentario de J.L. Cava

Ayer habló Draghi. En definitiva, vino a pedir a los politicos que implementaran una política fiscal expansiva.

El BCE está comprando agresivamente bonos corporativos. El bono alemán marcó ayer un nuevo mínimo de rentabilidad.

Es una muestra más de que los banqueros centrales están muy preocupados el bajo crecimiento económico.

El S&P 500 cerró lejos de los mínimos de la sesión, 2.107. Es decir, la presión vendedora tuvo muy controlada.

El S&P 500 abrió a la baja presionado en parte por las declaraciones de Soros.

Si tenemos en cuenta que el S&P 500 está respetando el soporte de los 2.100, debemos considerar como escenario más probable que la caída desde los máximos, 2.120, es una mera realización de beneficios.

El volumen negociado durante la sesión de ayer volvió a ser bajo. Y las líneas de “avance/descenso” cayeron con fuerza.

Tengo la sensación de que mucha gente está comprando protección porque consideran que el mercado está formando un techo, las declaraciones de Soros y Goldman han influido sobre los inversores particulares. Sin embargo, el S&P 500 se mantiene por encima de 2.100.

Por la Teoría de la Opinión Contraria y por la fortaleza mostrada por el S&P 500 sigo pensando que lo más probable es que el S&P se dirija al 2.350.

El DAX hizo un mínimo en 10.047 y desde ese nivel rebotó. Tal y como dije ayer, mientras se mantenga por debajo de 10.250, lo más probable es que siga cayendo.

El IBEX sigue débil, aunque ayer aguantó. Sigo pensando que lo más probables es que se dirija a la zona de los 8.680.

 

Banner-NEW-01

 

 

 

 

 

Compartir