Posted on

Madrid, viernes 10 de febrero de 2017

Comentario de J.L. Cava

Ayer volvimos a tener una nueva dosis de lo mismo. Ya van 82 días sin que el S&P 500 haya retrocedido un 1%.

Los niveles de “sobrecompra” siguen siendo elevadísimos, por lo que cualquier excusa podría desencadenar una oleada vendedora. Ahora bien, mientras respete los soportes, mantendremos una predisposición alcista.

Debemos ser conscientes de que el S&P 500 está caro. Y todo el mundo sin saber el programa fiscal de Trump ya han descontado el mejor de los escenarios. No tiene sentido decir, como hace la CNBC, que la subida de ayer está justificada por el anuncio de recorte de impuestos.

Ya ha llegado el momento de conocer los detalles del tan cacareado programa salvador de Trump.

Sólo cuando conozcamos con todo detalle el programa fiscal podremos sacar un conclusiones y tratar de estimar lo que de él ya ha descontado el mercado.

Probablemente no conoceremos el programa fiscal finalmente aprobado por el Congreso antes de agosto. Y sin conocer el programa fiscal en detalle, ¿el FED se atreverá a subir los tipos en junio? Yo creo que no es prudente subir los tipos cuando hay ciertas debilidades en la evolución de la economía de los EE.UU.

El S&P 500 hizo un nuevo máximo pero el volumen volvió a estar por debajo de la media de 10 sesiones, estuvo en torno al 90% de la media de 10 días.

El S&P 500 sigue dentro de un entorno contractivo con ligera pendiente positiva.

Ni el Russell 2000 ni el sector bancario superaron los máximos previos y siguen dentro del movimiento lateral iniciado el pasado 15 de diciembre. Tampoco los supero Goldman. Sin perjuicio de ello, fueron los motores, junto con biotecnología, que impulsaron ayer al S&P 500 al alza.

Mientras el VIX se mantenga por debajo de 14, predisposición alcista en las bolsas.

Hoy nos vamos a fijar en el 2.289. Mientras el S&P 500 se mantenga por encima seguiremos con una predisposición alcista.

Ya es una costumbre empezar la semana bajando y cerrar la semana al alza.

El IBEX superó el 9.389 y ahora la siguiente resistencia se encuentra en torno a los máximos del pasado 3 de febrero, 9.481.

El fuerte giro al alza experimentado durante la sesión de ayer hace muy probable que la resistencia de los 9.481 sea superada y que el IBEX se dirija al 9.600, zona de máximos previa.

Por lo tanto, tras el movimiento de ayer, vamos a mantener una predisposición alcista en tanto en cuanto el IBEX se mantenga por encima de 9.410.

La figura desplegada por el DAX es muy parecida a la del IBEX.

La primera zona de resistencia del DAX se extiende desde 11.680 hasta el 11.730. Es probable que el DAX intente llegar a esa zona.

 

Compartir