Posted on

Madrid, martes 10 de octubre de 2017

Comentario de J.L. Cava

La semana pasada se produjo un pánico comprador. Es probable que se haya debido a la incorporación de los particulares. Este hecho hace más probable que se produzca un techo a corto plazo.

Ayer, en Wall Street apareció una leve presión vendedora.

Ahora bien, no supuso ni la perforación del primer nivel de soporte, situado en torno a 2.530 para el S&P 500.

Parece que simplemente se ha iniciado un movimiento lateral. Y todo ello a pesar del elevadísimo nivel de “sobrecompra” que presentan los indicadores de momento.

Por lo tanto, salvo que se perfore la zona de los 2.530, vamos a considerar como escenario más probable que las presiones vendedoras son insignificantes. Ahora bien, la pérdida del 2.530 ya sería un síntoma de mayor debilidad a corto plazo, siempre dentro de una tendencia intermedia alcista.

El DAX también se movió dentro de un estrecho margen.

El primer soporte significativo se encuentra en torno a los 12.800. Mientras se mantenga por encima, consideraremos que la tendencia a corto plazo sigue siendo alcista. Y solo la perforación de ese nivel nos avisaría del desarrollo de una fase correctiva más importante.

El IBEX sigue parado. Sólo la superación del 10.400-10.450 nos avisaría del desarrollo de una onda al alza.

 

 

 

Compartir