Publicado el

Madrid, lunes 8 de enero de 2017

Comentario de J.L. Cava

Durante los cuatro días primeros de enero hemos tenido una estampida alcista de los índices.

Resulta curioso que ese brusco movimiento al alza se haya producido con los inversores retirando fondos de la renta variable, según ha informado el Bank of America.

El pasado 6 de enero concluyó el período estacional alcista conocido como la subida de la Navidad.

Por ello, vamos a considerar como escenario más probable que las bolsas inicien una corrección de las fuertes subidas de estos últimos cuatro días del año 2018. Nada más, porque la tendencia es claramente alcista.

El movimiento al alza que hemos visto en enero de 2018, revirtiendo los descensos del mes de diciembre lleva repitiéndose desde hace varios años.

Resulta curioso que esta fuerte subida se produzca justo en un momento en el que los bancos centrales, incluyendo el Banco de Japón, han ccomenzado a reducir sus balances y los tipos de interés de las notas a 2 años suban con una gran fuerza.

Ahora bien, como saben ustedes, aquí el que manda es el precio. Y su tendencia es claramente alcista.

A corto plazo nos vamos a fijar en la zona 2.725-2.711. Mientras el S&P 500 se mantenga por encima, nuestra predisposición seguirá siendo alcista a corto plazo.

El DAX superó la resistencia de la zona 13.000 y se aceleró la subida gracias al aumento del precio de las acciones de Siemens, Bayer y Basf fundamentalmente. El DAX cerró la semana en la zona de resistencia de los 13.350. La superación de este nivel muy probablemente enviaría al DAX a la zona de máximos y muy probablemente la superaría.

El FTSE 100 consiguió marcar nuevos máximos históricos.

El IBEX rebotó con fuerza desde la zona de control de los 10.000 puntos y alcanzó la zona de resistencia de los 10.450. La superación de este nivel sería una señal alcista y abriría el camino hacia los máximos.

 

 

 

 

Compartir