Posted on

Madrid, lunes 6 de marzo de 2017

Comentario de J.L. Cava

Empezamos la semana pasada con una probabilidad de subida de tipos en marzo muy baja, y de repente ha subido al 95%, tras las declaraciones del coro de miembros del FOMC y finalmente a las manifestaciones de Queen Yellen.

La cuestión es sencilla:  ¿ha cambiado el FED su enfoque acerca de la inflación?

Si el FED va a luchar contra la inflación tiene mucho camino que recorrer y es probable que el cambio brusco de opinión nos esté revelando la decisión del FED de iniciar la lucha contra la inflación.

Las bolsas están cada vez más sobrecompradas.

El S&P 500 presenta ya subidas ininterrumpidas durante 4 meses.

El S&P 500 lleva casi 100 ​​días hábiles sin cerrar con descensos del 1% en una sesión.

La subida del S&P 500 desde el 8 de noviembre ha sido del 14%, por encima de la subida media de los tramos al alza entre retrocesos significativos, que es del 10%.

El sentimiento es cada vez más alcista.

El mercado ya ha descontado que Trump reactivará la economía de los EE.UU y conseguirá que sea aprobada la desregulación del sistema financiero. El mercado descuenta ese escenario sin preguntarse qué tipo de recuperación va a conseguir Trump.

La confianza del consumidor está en un máximo de 18 años, la confianza de las empresas está en un máximo de 30 años y el Índice de optimismo de la pequeña empresa NFIB también está en alza.

Hasta los inversores prefieren los bonos de alto rendimiento a los bonos corporativos de calidad.

Cuando uno ve todo esto, da la sensación de que todo está bien, pero cuando te adentras a analizar los datos observamos desequilibrios enormes.

Los retrocesos del 3-5% en el S & P 500 son típicos cada 2 a 3 meses históricamente

Ahora que Yellen ha decidido subir los tipos no es probable que quiera que se desplomen la bolsas a corto plazo, por lo que creo que lo más probable es tan sólo una corrección del 3-5%.

Del análisis gráfico se deduce que el primer soporte del S&P 500 se encuentra en 2.370 y el VIX por debajo de 14,75. Por lo tanto, debemos tomar como referencia esos dos niveles. Así que la perforación del 2.370 y la superación del 14,75 del VIX sería un signo claro de debilidad.

El primer soporte significativo del DAX se encuentra en torno a 11.975.

Y en el IBEX en al zona de los 9.670.

La perforación de estos niveles aceleraría las realizaciones de beneficios.

Compartir