Posted on

Madrid, lunes 6 de junio de 2016

Comentario de J.L. Cava

Las malas noticas son buenas noticias para las bolsas. El dato del empleo fue malísimo.

La reacción inicial de las bolsas y del “euro/dólar” fue un poco exagerada por el escaso volumen de posiciones.

La caída del dólar y de la rentabilidad de los bonos es buena para el oro. El 1.200 funcionó como soporte.

Ahora bien, ni el mal dato de empleo ni la desaceleración económica que se aprecia en el sector servicios provocaron la perforacion de la primera zona de soporte. Los índices más fuertes se dirigieron a la zona de la media de 10 y recuperaron antes de cierre gran parte de las pérdidas.

Todo sigue bajo control. Y sigo pensando que lo más probable es que el S&P 500 suba a corto plzo.

El informe de empleo de mayo mostró la creación de 38.000 puestos de trabajo, muy por debajo de las expectativas, probablemente está sesgado a la baja por la huelga de Verizon (35.000 trabajadores).

Es un dato muy débil en todo caso. Es tan malo que no parece real.

Los futuros sobre los fondos federales han descontado una probabilidad de que el FED suba los tipos en junio del 8% (el jueves era del 21%), del 33% (60% el jueves) en julio, del 54% en septiembre y del 90% en diciembre.

La subida en junio y julio está descartada. Lo más probable es que el FED espere a tener unos buenos datos de empleo antes de proceder a subir los tipos. Esta circunstancia muy probablemente impulsará otra vez al oro al alza hasta que el FED suba los tipos.

El S&P 500 se movió durante la semana en un estrecho rango, entre 2.083 y 2.107. Y lo hizo con un volumen muy bajo, salvo el viernes.

El reducido volumen negociado durante los días previos a la publicación de los datos de empleo se explica porque el único dinero procedía de la cancelación de cortos.

Prácticamente todos los días de la semana pasada el S&P 500 probó el soporte de la zona 2.080 y en todas las ocasiones lo respetó, experimentando un rebote al llegar a sus cercanías.

Incluso el viernes pasado, tras la publicación de los datos de empleo en los EE.UU. del mes de mayo, llegó a 2.084 y a continuación volvió a subir y dirigirse a los 2.100. Precisamente el viernes fue el día de la semana en el que se negoció un volumen más alto, un 20% superior a la media de 10 días.

Por lo tanto, la perforación del 2.080 sería un claro signo de debilidad a corto plazo y abriría el camino a la zona de los 2.030.

La zona de resistencia se extiende desde los 2.107 hasta 2.135.

El índice VIX sigue siendo alcista para las bolsas.

Durante la semana pasada hemos visto que ha rebotado al llegar a la zona de los 12.90-13 y se han producido retrocesos del S&P 500. Ahora bien, desde el pasado 14 de marzo, sigue por debajo de la resistencia de la zona 17. Mientras se mantenga por debajo de ese nivel, considero que se debe mantener una predisposición alcista.

Teniendo en cuenta todo lo anterior, en mi opinión es probable que el viernes concluyera una onda 4 en la zona de 2.084 y que el S&P 500 intente ahora dirigirse a la zona de los 2.130. Si yo estuviera en lo correcto, el S&P 500 debería muy pronto superar el 2.100 porque cuanto más tarde mayor será el riesgo de perforación del soporte de los 2.080.

Es probable que todavía haya mucha gente que mantenga posiciones cortas en el S&P 500 y si observan que el S&P 500 se mantiene por encima de 2.080 y además es capaz de superar el 2.100, es probable que opten por cancelar parte de esas posiciones cortas y todas las demas si el S&P 500 superase el 2.135.

El “euro/dólar” experimentó el viernes un brusco movimiento al alza. A corto plazo, es probable que corrija parte de la fuerte subida del viernes. Mientras se mantenga por encima de 1,1271, creo que se debe mantener una predisposición alcista con objetivo 1,1445.

Los índices bursátiles europeos que no estaban muy fuertes, aceleraron sus caídas tras la publicación de los datos de empleo.

Es sprobable que a corto plazo el DAX rebote y se dirija a la zona de los 10.160. Mientras se mantenga por debajo de ese nivel, consideraremos como escenario más probable que siga cayendo a corto plazo.

Por lo que hace referencia al IBEX, es probable que a corto plazo se dirija a la resistencia de la zona 8.900, pero mientras permanezca por debajo consideraremos como escenario más probable que vuelva a la zona de mínimos.

Banner-NEW-01

Compartir