Posted on

Madrid, lunes 6 de febrero de 2017

Comentario de J.L. Cava

El S&P 500 lleva 75 días sin experimentar un retroceso superior al 1%.

Los alcistas tienen el control mientras se acumulan las posiciones cortas en el VIX y en los bonos.

Los indicadores de momento y el VIX están mostrando elevados niveles de “sobrecompra”. El VIX cerró ligeramente por debajo de 11.

Resulta sorprendente que los inversores estén tan confiados en la subida de la bolsa con niveles de incertidumbre política tan altos. La incertidumbre acerca de la política económica que va a seguir la nueva Administración Trump, se traduce en incertidumbre monetaria. Ahora bien, por el momento, y a partir de los datos publicados el viernes debemos considerar que lo más probable es que sean dos aumentos de tipos de interés en el 2017 por parte del FED, lo que seguro le vendrá bien al equipo económico de Trump.

El volumen negociado el pasado viernes fue ligeramente superior a la media de 10 sesiones. Y las líneas de “avance/descenso” subieron, pero el Russell 2000 no fue capaz de salir de su movimiento lateral.

Los indices subieron con decisión gracias al sector financiero, cuya cotización se incrementó en el 2%. Ahora bien, a pesar de la fuerte subida el índice del sector bancario no salió del movimiento lateral en el que se encuentra atrapado desde el pasado 12 de diciembre del año pasado.

La única debilidad la hemos visto en Facebook y Amazon.

Mientras el S&P 500 se mantenga por encima de la zona de los 2.260 seguiremos manteniendo una predisposición alcista. Ahora bien, sigue sin saber donde ir.

Las expectativas inflacionistas que tienen todos los participantes en los mercados de bonos no se vieron confirmadas por el incremento de los salarios. La tendencia de los salarios es alza, pero no tanto como para desencadenar presiones inflacionistas.

Además, en una economía tan dependiente del consumo, un crecimiento tan reducido de los salarios no favorece fuertes aumentos del consumo.

El DAX Xetra se paró la semana pasada al llegar al 11.722, y luego se movió lateralmente entre 11.722 y 11.600. Mientras se mantenga por debajo de 11.722, consideraremos como escenario más probable que se dirija a la zona de los 11.400.

El IBEX se movió entre 9.600 y 9.275, en un movimiento lateral dentro de un canal alcista. La predisposición sigue siendo alcista en tanto en cuanto no perfore la zona del 9.000. El 9.275 es un soporte que lleva funcionando desde mediados de diciembre.

Compartir