Publicado el

Madrid, lunes 5 de marzo de 2018

Comentario de J.L. Cava

El viernes pasado pudimos ver como el S&P 500 hizo una figura de agotamiento del último tramito a la baja y rebotó con cierta decisión.

Ahora bien, la resistencia significativa se encuentra un poquito más arriba del nivel al que llegó el S&P 500 en el rebote.

Esa zona de resistencia es precisamente la que fuera antes soporte, 2.720.

Lo más probable es que con el movimiento del viernes el S&P 500 se mueva ahora lateralmente entre 2.720 y 2.646.

Vamos a considerar como escenario más probable que el S&P 500 tras este movimiento lateral despliegue otro tramo a la baja.

Un movimiento similar al alza lo vimos en la rentabilidad de las notas a 2, 5 y 10 años.  Sin embargo, las rentabilidades no pudieron superar los máximos previos.

El volumen de posiciones cortas en notas y bonos estadounidenses ha alcanzado un récord histórico. Además, los vendedores son particulares y “hedge funds”, y el comprador es el “smart money”. Por la Teoría de la Opinión Contraria, vamos a considerar como escenario más probable que la rentabilidad de las notas y de los bonos retroceda.

El DAX se mostró muy débil.

Vamos a considerar como escenario más probable que siga cayendo. Ahora bien, existe un soporte en torno a 11.900. Por lo tanto, vamos a considerar que en torno a ese nivel experimente un rebote. Pero si no lo hiciera, las presiones bajistas se acentuarían.

El IBEX se mostró menos débil que el DAX, pero su tendencia a corto plazo también es bajista. Vamos a considerar como escenario más probable que se dirija a la zona de los 9.300, zona de soporte que podría favorecer un rebote.

Italia, tras las elecciones, como siempre, instalada en la inestabilidad política y con escasas posibilidades de solucionar su principal problema económico: la baja productividad.

Compartir