Posted on

Madrid, lunes 5 de junio de 2017

Comentario de J.L. Cava

Los datos de empleo de la economía de los EE.UU. correspondientes al mes de mayo fueron verdaderamente decepcionantes.

Así lo reflejaron los precios de las notas del Tesoro de los EE.UU. en todos los plazos, con fuertes subidas de precios y caídas de rentabilidades.

Los datos de empleo fueron decepcionantes por la cantidad y por la calidad de los puestos de trabajo creados.

Se aprecia un deterioro en la calidad de los puestos de trabajo creados y los salarios crecen a un ritmo bajo. Podríamos decir que la economía de los EE.UU. crea fundamentalmente empleo en el sector de hostelería.

Se revisaron a la baja las estimaciones de los meses de marzo y abril. Este hecho me hace pensar que el modelo que emplean es un poco chapucero, al menos, cuando hace las estimaciones iniciales.

Y lo que es también una mala noticia es que el ratio de participación de la fuerza de trabajo siga cayendo.

La tendencia alcista intermedia del S&P 500 sigue siendo alcista. Los valores de baja volatilidad siguen apoyando la subida del S&P 500.

El volumen negociado el pasado viernes sí que fue superior a la media de 10 sesiones. Ahora bien, no fue un volumen explosivo.

Mientras el S&P 500 se mantenga por encima de 2.410, mantendremos una predisposición alcista.

Los indicadores de momento están muy “sobrecomprados”. Da la sensación de que se están acercando a una situación extrema. Por lo tanto, en el peor de los escenarios, podríamos esperar una corrección brusca pero de corta duración.

El DAX superó el 12.700 y nada más hacerlo alcanzó el 12.880, si bien cerró por debajo. La estructura es alcista y deberíamos considerar como escenario más probable que siga subiendo a corto plazo. Tomaremos como primer soporte de referencia la zona 12.750-12.700, antigua resistencia convertida ahora en soporte.

El IBEX no pudo superar el 11.000 a nivel de precio de cierre. No obstante, mientras se mantenga por encima de 10.850, mantendremos una predisposición alcista.

Compartir