Posted on

Madrid, lunes 5 de febrero de 2018

Comentario de J.L. Cava

Es probable que ahora el mercado quiera poner a prueba la credibilidad de Powell en su lucha contra la inflación.

Desde Greenspan hasta Yellen, las bolsas han tenido la conocida como “put Greenspan” o “put Yellen”, en virtud de la cual era admitido que el FED no dejaba caer las bolsas por temor al impacto que una caída de las bolsas tendría sobre el ritmo de crecimiento del PIB vía efecto riqueza.

No podemos descartar que haya inversores que quieran poner a Powell ante la tesitura de seguir subiendo los tipos de interés a pesar de que las bolsas estén cayendo.

El Sr. Powell tendrá que elegir entre hacer lo mejor para el país o mantener la farsa de Yellen, Grenspan and Co. (es decir, la “put Powell”).

 

El Bank of America fue el que nos alertó de que se había desencadenado una señal de venta.

Es probable que la oleada vendedora se haya visto favorecida porque los gestores de fondos de gestión pasiva necesitarán vender acciones y comprar bonos para reequilibrar la cartera.

En principio, vamos a considerar como escenario más probable que el S&P 500 haya iniciado una fase correctiva. Es decir, no es probable que se esté dando una situación similar al crash de 1987.

Es probable que el S&P 500 se dirija a la zona del 2.665. Mientras se mantenga por encima de este nivel consideraremos que lo más probable es que estemos ante una fase correctiva de las fuertes subidas previas.

Es probable que a corto plazo se produzca un rebote, pero nos encontraríamos que la zona 2.810-2.835 debería actuar como resistencia puesto que fue un soporte durante la bajada. Desde el 30 de enero al 1 de febrero desplegó por encima de ese nivel un movimiento lateral. Y en consecuencia, vamos a considerar que mientras se mantenga por debajo de ese nivel, lo más probable es que siga cayendo.

Los medios de comunicación justifican la caída de las bolsas por la subida de los tipos de interés. Es probable que en cierta medida sea cierto.

Ahora bien, es preciso tener en cuenta que nos encontramos con que es preciso tener en cuenta que el motor de la economía norteamericana es el consumo. Si la tasa de ahorro de los consumidores norteamericanos se encuentra en niveles históricamente bajos y además están muy endeudados, una subida de tipos podría provocar una reducción del consumo y, por lo tanto, aumentar los riesgos de recesión.

El DAX, tras las caídas del viernes, se encuentra en una zona de soporte. Por lo tanto, es probable que se produzca un rebote o un movimiento lateral. Mientras el DAX se mantenga por debajo de 13.100 consideraremos como escenario más probable la continuación del actual movimiento a la baja.

Sin perjuicio de que se produjera ese rebote, vamos a considerar que, por el momento, no hemos visto los mínimos. En la zona 12.500-12.350 se encuentra la siguiente zona de soporte.

El IBEX se ve condicionado, como sabemos, por la debilidad de Telefónica y el giro a la baja experimentado por la cotización de los bancos al llegar a sus zonas de resistencia. Por lo tanto, vamos a considerar como escenario más probable que se dirija a la zona de los mínimos del pasado mes de octubre y noviembre, 9.850.

 

 

Compartir