Posted on

Madrid, lunes 4 de septiembre de 2017

Comentario de J.L. Cava

Ha llegado el momento de que los inversores presten atención a la amenaza de misiles de Corea del Norte.

Hasta ahora no lo han hecho  porque siguen confiando plenamente en que los bancos centrales seguirán con sus planes de relajación cuantitativa.

El S&P 500 se movió al alza en la sesión del viernes.

La zona de soporte del S&P 500 se prolonga desde 2.440 hasta 2.400.

Mientras se mantenga por encima de 2.400, mantendremos una predisposición alcista.

A muy corto plazo y, tras el movimiento experimentado por el S&P 500 durante los últimos minutos de negociación del viernes, vamos a considerar como escenario más probable que se dirija a la zona de los 2.440. Es decir, creo que es más probable que se dirija al 2.440 que al 2.500.

El débil crecimiento de la economía de los EE.UU, unos datos de empleo peores de lo esperado y una baja inflación presionarán al FED para que retarde la subida de tipos y el programa de reducción de su balance, y lógicamente las bolsas lo han recibido bien.

El VIX presenta una estructura alcista para las bolsas.

El DAX llegó el viernes a la segunda zona de resistencia, 12.200, y luego se paró.

A corto plazo nos vamos a fijar en el 12.100, la perforación de ese nivel nos avisaría del desarrollo de un nuevo tramo a la baja.

El IBEX se ha mostrado relativamente débil si lo comparamos con el DAX. Se limitó a moverse lateralmente entre 10.350 y 10.300. A corto plazo, precisamente nos vamos a fijar en el 10.300. La perforación del 10.300 nos avisaría del inicio de un tramo a la baja.

 

 

 

Compartir