Posted on

Madrid, lunes 4 de julio de 2016

Comentario de J.L. Cava

 

¿Quién está equivocado el S&P 500 o el Oro?

 

Tras la resaca del “Brexit”, lo que parece cierto es que

-los tipos de interés permanecerán bajos (los mercados están descontandos que el tipo a 10 años del dólar permanecerá por debajo del 2% durante los próximos 5 años),

-el Banco de Inglaterra se verá obligado a recortar los tipos de interés de la libra,

-el FED retrasará la subida de tipos,

-la incertidumbre politica contiuará en el Reino Unido,

-la actividad económica del Reino Unido y de Europa se resentirá,

-la actividad económica de EE.UU. y Asia se verá poco afectada por el Brexit,

-desconocemos cuando invocará el Reino Unido el Artículo 50 y

-desconocemos el resultado final de las negociaciones entre el Reino Unido y la Unión Europea.

-el 1.990 del S&P 500 se ha comportado como un soporte fuerte y significativo.

 

Es indudable que las bolsas han sido estabilizadas, pero las incertidumbres son las mismas que la semana pasada.

-Los mercados suelen reaccionar de forma exagerada a corto plazo e infravaloran las consecuencias que se derivan de los acontecimientos a largo plazo.

-Para invertir en un entorno de gran incertidumbre, los inversores suelen solicitar una mayor compensación o realizan, como creo que se está produciendo, un vuelo hacia la calidad. De ahí el mejor comportamiento del S&P 500 frente a Russell 2000 en términos relativos.

-El S&P 500 está cotizando ya con un PER ligeramente superior a 19 veces. No es barato, pero no es excesivo.

-Durante la semana pasada subió el S&P 500, pero la cotización del oro presentó una clara estructura alcista, marcando nuevos máximos. ¿Quién tiene razon el S&P 500 o el oro? Si la tuviera el oro, ¡¡¡cuidado!!

-Los bonos marcaron nuevos máximos y los tipos de interés han vuelto a caer. Luego el mercado está descontando que tendremos tipos muy bajos durante un largo periodo de tiempo.

-En un entorno de tipos negativos durante un período mayor que el esperado antes del Brexit, los bancos seguirán sufriendo.

-Suelo desconfiar de las vueltas en “V”. En mi opinión, las fuertes ganancias de la semana en las bolsas se han debido en gran medida al apoyo de los bancos centrales, a la cancelación masiva de posiciones cortas y al efecto estacional alcista del fin del semestre y del trimestre

-Entramos en un período estacional con bajos volumenes y ya hay que empezar a pensar en septiembre (mes estacionalmente bajista).

 

Teniendo en cuenta todo lo anterior,  creo que nos debemos fijar en el 1.990, mínimos del S&P 500 tras el Brexit.

Es u soporte significativo, y en tanto en cuanto ese soporte funcione, creo que debemos mantener una predisposición alcista.

En mi opinión, lo más probable es que continúe la volatilidad a corto plazo y que el S&P 500 se mueva de forma “lateral-alcista”, en un entorno de tipos de interés bajos.

Y por lo que hace referencia a la estrategia de especulación, en mi opinión se debe seguir especulando en el lado largo en la bolsa estadounidense (frente al DAX  y al Nikkei), se deben elegir valores que presenten una clara tendencia alcista y, por supuesto, se debe buscar en el lado largo en el oro, que además nos puede proteger frente a una caida inesperada del S&P 500,  y también dedicar una pequeña parte del patrimonio a la compra de bonos “high-yield” en dólares.

Por lo que hace referencia al FTSE 100, se encuentra en tendencia alcista a corto plazo (riesgo divisa).

 

Las bolsas estadounidenses estarán cerradas hoy por la celebración del 4 de julio.

La bolsa de Londres también.

Lógicamente los volúmenes de negocio se desplomarán.

 

El S&P 500 cerró la semana prácticamente en máximos tras un brusco giro al alza en forma de “V”.

Ahora ya vuelve a estar en la resistencia que se encuentra en los máximos de la zona 2.135.

La superación de los 2.137 sería una gran ruptura y probablemente desencadenaría una señal de compra en la mayor parte de los sistemas de especulación.

Por abajo nos vamos a fijar en el 2.075. La perforación de este nivel nos avisaría del desarrollo de una fase correctiva de la increible subida de la semana pasada.

El volumen negociado el viernes fue inferior al de días anteriores, y estuvo por debajo de la media de las 10 últimas sesiones.

Las líneas de “avance/descenso” cerraron al alza.

Tras las fuertes subidas de la semana pasada las bolsas están cansadas. Es el entorno propicio para recoger ganancias rápidas en acciones y luego ya se verá.

El DAX se frenó el viernes al llegar a la zona de los 9.800. No obstante, nos vamos a fijar en el 9.660, mientras sea capaz de mantenerse por encima otorgaremso el beneficio de la duda al actual rebote.

El FTSE 100 sigue siendo alcista a corto plazo y es probable que intente alcanzar la zona de los 6.900.

A pesar del rebote, el IBEX sigue presentando un débil aspecto es gráficos mensuales y semanales. Ahora bien, fue capaz de superar la resistencia de la zona 8.050-8.000, y continuar subiendo.

A corto plazo, nos vamos a fijar en el 8.130, y mientras se mantenga por encima consideraremos que el camino hacia el 8.550-8.600 seguirá abierto.

El ORO presenta una clara tendencia alcista.

El petróleo se está moviendo lateralmente, puede intentar superar el nivel 52,5, pero si no lo consiguiera desplegaría una nueva onda a la baja.

A pesar del rebote, en mi opinion el “euro/dólar” presenta una tendencia “lateral-bajista” con una fuerte resistencia en la zona 1,12.

 

Banner-NEW-01

 

Compartir