Posted on

Madrid, lunes 31 de octubre de 2016

Comentario de J.L. Cava

Las bolsas reaccionaron a la baja tras publicarse que el FBI había descubierto nuevas pruebas sobre los correos relacionados con Hillary Clinton.

Debemos tener en cuenta que el FBI no ha reabierto la investigación,  simplemente ha anunciado que ha descubierto nuevas pruebas mientras investigaba a Weiner, antiguo congresista y ex-esposo de una intima colaboradora de Clinton.

Wall Street ha descontado una victoria de Clinton (lógicamente esta no es una manifestación política por mi parte), y todo lo que sea una posible victoria de Trump presionaría a la baja a las bolsas. Por ese motivo retrocedieron el viernes. El Dow Jones cayó 75 puntos tras la noticia. Lo llamativo fue que cayó de una forma muy rápida.

Clinton tenía una ventaja bastante grande sobre Trump antes del anuncio del FBI, y Wall Street cree que, aunque se ha estrechado la diferencia (ya había empezado a reducirse la diferencia antes de la noticia), ella ganará finalmente las elecciones.

Es improbable que se produzca un brusco giro en las encuestas tras el anuncio del FBI.

A Wall Street no le gusta Trump por la incertidumbre que rodea a su política fiscal con agresivas recortes de impuestos, que, si bien a corto plazo podría impulsar el crecimiento económico, a largo plazo frenarían el crecimiento económico.

 

 

Durante la semana pasada hemos visto que se ha deteriorado la línea de “avance/descenso”, los indicadores de momento se han debilitado y la volatilidad se ha disparado. Por lo tanto, podemos decir que la situación es inestable.

El Russell 2000 se ha mostrado más débil que el S&P 500.

El Russell 200o se encuentra en una tendencia bajista a muy corto plazo. y nuestro sistemas automáticos de especulación siguen manteniendo una clara señal de venta. Los mínimos marcados el viernes se encuentran en una zona de soporte, 1.185. A corto plazo nos vamos a fijar en el 1.215, mientras se mantenga por debajo de ese nivel, consideraremos como escenario más probable la continuación del actual movimiento a la baja. Por el contrario, si fuese capaz de superar el 1.215, consideraríamos que había formado un suelo en torno a los mínimos previos.

El índice VIX de volatilidad subió con fuerza durante la sesión del viernes, hizo un máximo en 17,4  y cerró ligeramente por encima de 16. Nos vamos a fijar el lunes en el nivel 17,4. Si el VIX cerrase por encima consideraríamos que se ha iniciado una tendencia alcista de la volatilidad, lo que sería claramente bajista para las bolsas.

El S&P 500 hizo un mínimo en 2.119,4. Cerró más arriba, en 2.126,4. La perforación del 2.119 del S&P 500 y la superación por el VIX del nivel 17,5 sería un claro signo de debilidad, y acentuaría las presiones bajistas.

El sector de cuidados de salud se mostró muy débil durante la semana pasada. Por el contrario, el sector de defensa y aeroespacial  fue el que se mostró más fuerte.

El IBEX siguió moviéndose dentro de un estrecho movimiento lateral entre 9.250 y 9.100. Mientras se mantenga por encima del 8.900 mantendremos una predisposición alcista a corto plazo.

El DAX se movió lateralmente entre el 10.577 y 10.720. La superación del 10.720 sería una señal alcista a corto plazo. Mientras se mantenga por encima de 10.577 mantendremos una predisposición alcista.

Compartir