Posted on

Madrid, lunes 30 de enero de 2017

Comentario de J.L. Cava

Los gestores de fondos están cortos en notas a 5 y 10 años del Tesoro de los EE.UU.

Están cortos en el VIX. El VIX está en niveles mínimos de 2007.

Largos en dólares.

Largos en Bancos. Ahora bien, los miembros del equipo económico de Trump (de Goldam Sachs) vendieron todas las acciones de bancos que tenían así como las opciones de compra.

Durante la semana pasada se registró el volumen de compra de bonos estadounidenses más elevado desde julio de 2016.

Barron´s llevó a su portada el siguiente titular: El Dow se va ahora al 30.000

Y lo que es peor según la Teoría de la Opinión Contraria, Trump, al igual que hacen todos los presidentes, se congratuló que durante su mandato el Dow Jones haya superado el 20.000.

Se incrementan las ventas de acciones de insiders.

Esto no suena muy bien para las bolsas. Incluso, se podría producir un pánico comprador en los bonos y otro comprador en el VIX.

No se sabe cuando estos movimientos se producirán, pero la situación invita a ser cautelosos.

Vayamos a los índices.

La semana pasada me llamó la atención que el Russell 2000 se mostrara más débil que el S&P 500 y el Dow, de tal manera que el Russell 2000 no consiguió marcar un nuevo máximo.

Yo creo que la semana pasada no se produjo una rotura violenta de la resistencia de los 2.280. Superó el 2.280 pero no se disparó al alza. Ahora bien, a corto plazo, la antigua resistencia de los 2.280 debería actuar ahora como soporte.

El volumen negociado durante la subida de la semana pasada fue bajo. Y lógicamente tampoco acompañaron los indicadores de amplitud de mercado.

El VIX se encuentra en valores extremadamente bajos y cuando eso sucede, las bolsas suelen retroceder.

Nos vamos a fijar en el 2.280 del S%P 500, la pérdida del 2.275 nos avisaría del inicio de una fase correctiva.

El DAX hizo un mínimo el viernes en 11.800. Existen numerosos soportes por debajo de ese nivel, pero yo creo que si perdiera el 11.800 muy probablemente se encaminaría hacia el 11.645

El IBEX se mostró débil al final de la semana pasada por la debilidad de los bancos. Rebotó al llegar a los 9.413. Por lo tanto, nos vamos a fijar en él. Si el IBEX perforase el 9.413 muy probablemente se dirigiría a la zona de soporte de los 9.200.

Compartir