Posted on

Madrid, lunes 27 de marzo de 2017

Comentario de J.L. Cava

Realmente a lo que el mercado le importa no es la contra reforma sanitaria de Trump.

Al mercado lo que verdaderamente le importa es la aprobación de la reforma tributaria.

El rebote que se produjo en las bolsas, tras conocerse la decisión de Trump de retirar su proyecto de ley, se debió, en mi opinión, a que el mercado se encontraba “sobrevendido” y también en parte a que los inversores pensaron que ahora Trump se dedicará con rabia a aprobar la reforma tributaria. Y esta vez no fallará.

La falta de apoyos de Trump para sacar adelante su proyecto ha revelado uno de sus grandes problemas: no tiene una coalición de gobierno que le apoye.

No será fácil aprobar la reforma tributaria. Por lo tanto, yo creo que se retrasará su aprobación y, lo que es peor, el recorte será menor que lo esperado porque tendrá que recaudar los impuestos suficientes para compensar el mayor gasto que supone el Obamacare, además de que su propuesta de aumentar los aranceles a la importación será muy difícil de aprobar.

Es cierto que el S&P 500 ha caído por debajo del soporte de la zona 2.350, pero el VIX no ha cerrado por encima de 13,5. Por lo tanto, debemos considerar que la tendencia intermedia sigue siendo alcista, si bien hay que reconocer que los indicadores de momento se han deteriorado significativamente.

Por lo tanto, vamos a considerar como escenario más probable que el S&P 500 se mueva lateralmente mientras el VIX se mantenga por debajo de la zona 13,5-14.

Vamos, que los índices se han parado.

La clave hay que buscarla en el comportamiento del dólar/yen y el dólar/yuán. Al no poderse realizar el “carry trade”, no favorece la subida de las bolsas ni la de los bonos.

A corto plazo vamos a situar la zona de resistencia entre 2.370-2.350. Y vamos a considerar que lo más probable es que el S&P 500 se mueva entre 2.370 y 2.330.

La perforación del 2.330 con el VIX por encima de 13,5 a nivel de cierre probablemente desencadenaría una presión vendedora.

Tanto el DAX como el IBEX se mostraron más fuertes que el S&P 500.

Los gestores de fondos salieron del mercado americano y destinaron sus recursos a la compra de índices europeos y japoneses.

Mientras el DAX se mantenga por encima de 11.850, mantendremos una predisposición alcista.

Y en cuanto al IBEX, seguimos pensando que su tendencia es alcista y lo seguirá siendo en tranto en cuanto se mantenga por encima de la zona 10.050.

Compartir