Publicado el

Madrid, lunes 26 de marzo de 2018

Comentario de J.L. Cava

Las beta de los fondos, incluidos los de paridad riesgo, han disminuido. Este hecho pone de manifiesto que los fondos se están alejando de la bolsa. Lo mismo podemos decir de los inversores particulares a juzgar por la salidas de fondos que se ha producido durante la última semana.

Es indudable que la economía de los EE.UU. está perdiendo fuerza, al igual que China.

La tendencia a corto plazo del S&P 500 es bajista.

La media de 200 sesiones pasará el lunes por la zona de los 2.585. En torno a esta zona, podría producirse un rebote, pero mientras el S&P 500 se mantenga por debajo de  2.670-2.650, mantendremos una predisposición bajista.

En cuanto al DAX, en torno al 11.700 existe un soporte que podría propiciar un rebote. Ahora bien, mientras el DAX se mantenga por debajo de 12.120 mantendremos una predisposición bajista a corto plazo.

La pérdida del 11.700 haría más probable un movimiento hacia la zona de los 10.800.

Por lo que hace referencia al IBEX, mientras se mantenga por debajo de 9.800 consideraremos como escenario más probable que se encamine como mínimo a la zona de los 9.200.

La tendencia del “dólar/yen” continúa intacta.

Tras la subida de la semana pasada, vamos a considerar como escenario más probable que el “crude oil”, tras experimentar una pequeña corrección, continúe con su movimiento al alza y que intente superar los máximos de enero.

Prácticamente lo mismo vamos a esperar de la cotización del oro: retroceso seguido de un nuevo tramo al alza.

 

Compartir