Posted on

Madrid, lunes 23 de noviembre de 2015

Comentario de J.L. Cava

Creemos que el movimiento de los mercados seguirán estando influidos fundamentalmente por las perspectivas de crecimiento mundial y por las decisiones de poítica monetaria. Y en menor medida por los riesgos geopolíticos.

Los fuertes datos de empleo del mes de octubre de EE.UU. han llevado a los participantes en los mercados a descontar una subida de tipos en diciembre de 2015.

Ahora bien, es preciso tener en cuenta que los miembros del FED han estado todo este año diciéndonos que iban a subir los tipos de interés y luego no lo hicieron.

Creo que ahora los periodistas y los participantes en el mercado están exagerando el contenido del texto de las actas de la útima reunión del FOMC. Me apoyo en las razones que recojo a continuación.

Es cierto que los datos de empleo en EE.UU han sido buenos pero también es preciso tener en cuenta que los datos de ventas al por menor e importaciones han sido decepcionantes. Además, las exportaciones europeas se están desacelerando (lo que nos obliga a seguir el comportamiento de la demanda interna para ver si compensa la caída de las exportaciones), que Japón ha vuelto a entrar en recesión y que los mercados emergentes están perdiendo gran parte de su dinamismo (no podemos descartar que la economía de China experimente un aterrizaje brusco).

Por otro lado, en el ambio empresarial y a punto de concluir la publicación de los resultados de las empresas en el tercer trimestre en los EE.UU, los datos de crecimiento de las ventas y de los beneficios no fueron especialmente fuertes.

La subida del dólar respecto al año anterior ha perjudicado notablemente a las empresas que exportan una gran parte de sus ventas.

Por todo lo anterior, nosotros creemos que, antes de pronosticar si el FED subirá los tipos en diciembre,  deberíamos esperar a la publicación de los datos de empleo de los EE.UU. del mes de noviembre. Si ese dato fuese bueno, entonces casi con toda seguiridad el FED subiría los tipos, salvo que las bolsas sufrieran un importante descenso.

Con el Banco Central Europeo, el Banco de Japón y el Banco Popular de China continuando con sus políticas de relajación monetaria, debemos considerar como escenario más probable que el FED se verá obligado a ser cauteloso en el proceso que vaya a seguir para alcanzar la normalización de la tipos de interés.

Los participantes en el mercado han descontado que, tanto si el FED subiera los tipos en diciembre como en enero, lo haría de forma muy gradual y, por lo tanto, no debería perjudicar a los mercados financieros.

Ahora bien, los mercados financieros se verían claramente perjudicados sólo en el caso de que la inflación se incrementara de forma significativa en poco tiempo.

Tal y como podemos ver en el gráfico del S&P 500 Contado, el soporte más importante se encuentra en 2.020. Según mi mejor recuento, en la zona de 2020 creo que ha concluido una onda 4. Y, por lo tanto, creo que los mercados están dibujando la onda 5.

El S&P 500 sigue por encima de la recta directriz alcista, que pasará esta semana por la zona de los 2.045.

Un poco más arriba, en torno a 2.060, el S&P 500 presenta un soporte, que antes de ser superado actuaba como resistencia.

Mientras el S&P 500 se encuentre por encima de la recta directriz alcista, consideraremos como escenario más probable que siga subiendo a corto plazo.

El jueves 26 de noviembre se celebra en EE.UU. el día de Acción de Gracias. Y desde un punto de vista bursátil suele ser el inicio de una período estacional alcista.

Gráfico diario del S&P 500 Contado

Imagen0

El 10.000 del IBEX es un soporte importante tal y como podemos ver en el gráico que recogemos a continuación.

El IBEX se está moviendo lateralmente entre 10.600 y 10.000.

Mientras se mantenga por encima de 10.250, lo más probable es que se dirija a la resistencia de los 10.600. Por el contrario, la perforación del 10.250 abriría el camino hacia el 10.000.

Gráfico semanal del IBEX

Imagen1

Compartir