Posted on

Madrid, lunes 21 de diciembre de 2015

Comentario de J.L. Cava

El S&P 500 cerró el viernes con un descenso importante por el juego de la expiración de los contratos de futuros y opciones. La pérdida del 2.045 a la apertura aceleró las ventas.

Entre el jueves y el viernes de la semana pasada el S&P 500 exprimentó un brusco giro a la baja que supuso la pérdida de todo lo ganado durante los días previos a la decisión del FED y en ese mismo día.

El volumen negociado durane la sesión del viernes fue muy elevado, pero lógicamente se debe a la triple hora bruja. Probablemente de un importe mayor por corresponder al mes de diciembre.

El VIX hizo un máximo en 23,30 y cerró en 20,70.

El sector financiero (XLF) lideró el movimiento a la baja.

Gráfico diario del Sector Financiero (XLF)

Imagen1

Si el S&P 500 continúase cayendo durante la sesión del viernes, sería un claro signo de debilidad. El próximo soporte se encuentra en 1.993. El nivel de “sobreventa” existente y la proximidad de este soporte debería provocar un rebote a corto plazo. Ahora bien, su perforación sería un gran signo de debilidad.

Gráfico diario del S&P 500 Contado

Imagen0

 

La mayor parte de los inversores creen que no habrá subida de la Navidad (ese período estacionalmente alcista que va desde el 24/12 hasta el 6/1 y que, en media desde el año 2000, ha supuesto una subida media del S&P 500 del 1,2%).

El IBEX sigue dentro de una tendencia bajista de corto plazo y parece, tras la fuerte caída del viernes en Wall Street, que lo más probable e que se dirija de nuevo a la zona de soporte de los 9.400.

Gráfico diario de IBEX 35

Imagen2

El DAX cubrió totalmente el hueco que había dejado al alza el pasado 17 de diciembre.

La recta directriz bajista de corto plazo pasará mañana por las cercanías del 10.700.

Lo más probable es que siga cayendo a corto plazo y que se dirija a la zona de los 10.100.

Gráfico diario del DAX Xetra

Imagen3

Compartir