Posted on

Madrid, lunes 16 de octubre de 2017

Comentario de J.L. Cava

Durante el viernes de la semana pasada tuvimos más de lo mismo: el S&P 500 consiguió marcar un nuevo máximo.

El viernes subió todo: bolsas, bonos y oro.

Hay un hecho que llama la atención: durante la última media hora del jueves y del vernes se registró una clara presión vendedora.

El primer soporte del S&P 500 lo vamos a situar en torno a 2.540. La perforación de este nivel nos avisaría del desarrollo de un tramo a la baja.

Los indicadores de momento se encuentran muy sobrecomprados. Obviamente, no es un motivo por si sólo para vender. Por lo tanto, vamos a mantener una predisposición alcista en tanto en cuanto el S&P 500 se mantuvo por encima de 2.540.

El DAX se ha movido dentro de un rango muy estrecho. La tendencia a corto plazo es alcista, pero nos vamos a fijar en el nivel 12.875. La perforación de ese nivel nos avisaría del desarrollo de un tramo a la baja.

A pesar de la fuerza del S&P 500, el DAX no ha conseguido despegar. Por lo tanto, lo vamos a tomar como un signo de debilidad subyacente.

El IBEX siguió dentro del movimiento lateral. Mientras se mantenga por debajo de 10.400 consideraremos que lo más probable es que siga moviéndose lateralmente.

Compartir