Publicado el

Madrid, lunes 12 de marzo de 2018

Comentario de J.L. Cava

Los datos de empleo publicados el pasado viernes sirvieron de excusa para que el S&P 500 volviera de nuevo a la zona de máximos al igual que la rentabilidad de las notas y de los bonos estadounidenses.

El NASDAQ 100 consiguió marcar nuevos máximos pero el NYSE no pudo.

La subida del precio del petróleo al llegar a la zona de soporte de los 60 dólares el barril de “crude oil”, también favoreció la subida del S&P 500.

Por rebotar, hasta rebotó el oro al llegar a la zona de los 1.313, en plena zona de soporte de los 1.300.

La tendencia del “dólar/yen” sigue siendo bajista a pesar del rebote que se produjo el viernes. Consideraremos que sigue siendo bajista en tanto en cuanto se mantenga por debajo de la resistencia de los 108-108,5.

Y ahora, ¿qué?

El sector que lideró la subida fue el de tecnología. De hecho, el ETF de Tecnología superó claramente los máximos del mes de enero, al igual que el NASDAQ 100.

Tras la fuerte subida del viernes, lo más probable es que ahora el S&P 500 se mueva lateralmente porque ha llegado a la zona de los 2.790, que constituye una zona de resistencia.

Vamos a tomar como soporte de referencia los mínimos de la sesión del viernes. Recordemos que se produjo una apertura con hueco al alza. Los mínimos de la sesión del viernes estuvieron en la zona de los 2.750. Por lo tanto, mientras el S&P 500 se mantenga por encima de ese nivel mantendremos una predisposición alcista a corto plazo.

De perder el 2.750, el S&P 500 podría retroceder a la zona de soporte de los 2.650. Y si consiguiera mantenerse por encima probablemente desencadenaría otra señal de compra.

Por lo que hace referencia al NASDAQ 100, tomaremos como referencia el nivel 7.000. Por encima de ese nivel, predisposición alcista a corto plazo.

El DAX subió con cierta decisión el viernes y es probable que ahora se dirija hacia la zona de los 12.600, donde se encuentra la siguiente resistencia. Mantendremos una predisposición alcista en tanto en cuanto se mantenga por encima de los 12.275, zona que ha actuado en ocasiones anteriores como soporte y resistencia. Por lo tanto, vamos a considerarla significativa.

El IBEX se enfrenta ahora a una zona de numerosas resistencias. La primera es el 9.750, zona que ha actuado en numerosas ocasiones como soporte y debería actuar ahora como resistencia. De ser superado podría dirigirse a la siguiente resistencia, zona de los 9.900.

Mantendremos una predisposición alcista a corto plazo, si el IBEX se mantiene por encima de los 9.630.

 

 

Compartir