Posted on

Madrid, lunes 10 de octubre de 2016

Comentario de J.L. Cava

Quiero dar las gracias a los asistentes al curso de Barcelona del pasado sábado y a Swissquote.  Para mi fue un verdadero honor y la verdad es que el ambiente fue maravilloso, excepcional. Me lo pasé genial. Por mi parte, ¡hay que repetirlo! Gracias. Muchas gracias.

 

Lo que sucedió el viernes con la libra, una caída del 6% frente al dólar en menos de 2 minutos,  aumentó la volatilidad de las bolsas europeas que cerraron con descensos.

Tras el brusco retroceso experimentado, la libra rebotó desde los mismos. Ahora bien, ese rebote no cambió la tendencia bajista de la libra frente al dólar y frente al euro.

Sea el Brexit duro o el débil, la tendencia de la libra es a la baja y todos los algoritmos y los humanos volverán a vender libras.

Lo del Brexit es una locura y obviamente va a perjudicar a la economía del Reino Unido más que al resto de Europa.

Desgraciadamente la presidenta del gobierno británico ha optado por las declaraciones rastreras y xenófobas (alpiste para los votantes ingleses) para empezar a negociar con la Unión.

May hará manifestaciones xenófobas pero nosotros a la chita callando, simples ciudadanos, seguiremos manteniendo posiciones cortas en la libra. Gracias May, nos vas a arreglar el año.

 

Los principales operadores con algoritmos son empresas que han surgido del mundo de los “hedge funds”. Compiten muy bien con los bancos porque son más eficientes que ellos y están sometidas a una menor regulación.

Las plataformas electrónicas dominan la contratación en los mercados de divisas. Por ese motivo, la caída de la libra del viernes de la semana pasada no se pudo producir sin los sistemas automáticos. Ahora bien, es una persona la que establece los parámetros. Y es aquí donde se pudo producir un error.

Las compras generadas por un algoritmo probablemente desataron compras en otros algoritmos, lo que amplificó el efecto inicial.

Una caída tan brusca no se hubiera producido si el mercado hubiera sido más liquido. Es probable que la excesiva regulación que pesa sobre la actividad de los bancos sea uno de los factores principales que esté restando liquidez al mercado de divisas.

En resumen el desplome de la divisa se debió a un error humano en un mercado poco líquido.

 

El soporte del S&P 500 sigue moviéndose dentro de un estrecho movimiento lateral. Entre 2.140 y 2.190. Si bien existe un soporte significativo en 2.120

Sólo la superación de la resistencia o la perforación del soporte del 2.120 nos avisaría de un movimiento significativo. Todo el mundo está esperando para ver por donde rompe finalmente.

El VIX ha tratado de superar durante la semana pasada el nivel 15 pero no ha podido hacerlo.  Es más se ha mantenido por debajo de 14.

Aunque todo el mundo está esperando la salida de la zona de fluctuación en que se encuentra atrapado el S&P, en mi opinión, lo más probable es que rompa al alza. En este sentido me llama la atención que la cotización del contado del VIX está muy por debajo de la cotización de los futuros sobre el VIX.

 

Los datos de empleo no fueron el catalizador preciso para que el S&P 500 saliera de la zona de fluctuación.

Fueron unos datos que podemos calificar de buenos porque el salario medio se movió al alza y el número medio de horas trabajadas también, así como la participación.

La probabilidad de que el FED suba los tipos sigue en torno al 60%.

Es probable que la celebración de las elecciones estadounidenses esté presionando a la baja a las bolsas. Tal y cono he dicho en comentarios anteriores, yo creo que lo más probable es que el S&P 500 siga subiendo durante el año 2017 con un objetivo próximo a los 2.300.

Es más yo creo que la bolsas subirá con independencia de quien gane las elecciones.

Los mercados ya han descontado una subida de tipos en diciembre, por lo que  creo que esa subida presione a la baja a las bolsas.  Es más, es probable que el mercado alcista aguante una o dos subidas más de tipos durante 2017. Ahora bien, si Mrs. Fed comenzará a subir los tipos rápidamente, el escenario de subida a 2.300 habría que descartarlo y muy probablemente asistiríamos a fuertes caídas.

En este sentido es preciso tener en cuenta desde un punto de vista técnico, a pesar de los problemas del sector financiero, ni el S&P 500 ni el DAX han perforado soportes significativos. Y desde un punto de vista fundamental, estamos viendo como los índices de los gestores de compras (PMI´s) de EE.UU., Alemania y China muestran una mejora de las perspectivas económicas.

Si tenemos en cuenta que la política monetaria seguirá siendo expansiva, que los gobiernos van a impulsar la política fiscal y que el precio del petróleo muy probablemente se moverá en unos niveles comprendidos entre 45-60$, creo que deberíamos considerar como escenario más probable una recuperación lenta y de gran duración.

Ahora bien una recuperación con un dólar más fuerte perjudicaría a todas las empresas estadounidenses que dirigen sus productos y servicios a Europa y a Japón, porque la recuperación de estas zonas será más lenta y obviamente la relación euro/dólar y yen/dólar les perjudica.

Esta evolución beneficiaria a las empresas del sector industrial cuyo mercado se encuentra en los EE.UU., también beneficiaria a los minoristas y restaurantes.

Obviamente, las acciones de los bancos deberían subir porque con unos tipos más altos pueden obtener mayores beneficios.

 

Por lo que hace referencia al petróleo, yo creo que lo más probable es que el “crude oil” y el dólar se muevan al alza. Es probable que el “crude oil” se dirija a la zona de los 55.

Una recuperación lenta de la economía no es buena para el oro.

El Oro retrocedió con fuerza la semana pasada. Es probable que ahora se dirija a la zona de los 1.175. Por lo tanto, es probable que su cotización caiga 80$ más.

 

A pesar de las malas noticias el DAX y el IBEX respetaron sus soportes.

El DAX cerró con descensos el viernes pero no perforó ningún soporte significativo y sigue atrapado en un movimiento lateral, con resistencia en la zona de los 10.600 y soporte en los 10.200.  La superación del 10.600 nos avisaría de un intento de alcanzar la zona de los 10.800.

El IBEX, también se encuentra en un movimiento lateral, el viernes se mostró muy débil presionado a la baja por la caída de las cotizaciones de las empresas que están más vinculadas al Reino Unido. Respetó el soporte de la zona 8.600-8.540. La perforación del 8.540 abriría el camino hacia la zona de los 8.350-8.250.  Ahora bien, si esta zona de soporte fuese respetada muy probablemente se dirigiría a la zona de los 8.900.

 

Banner-NEW-01

Compartir