Posted on

Madrid, lunes 10 de abril de 2017

Comentario de J.L. Cava

El Banco de la Reserva Federal de Atlanta volvió a revisar a la baja su previsión de crecimiento del primer trimestre de 2017, estableciéndola en torno al 0.6%, la lectura más baja de los últimos tres años.

Los datos de creación de empleo publicados el viernes pasado presenta la lectura más baja desde mayo de 2016.

El mercado de futuros sobre fondos federales tan sólo está descontando una subida adicional de tipos en el 2017.

Las compañías con alto nivel de solvencia han emitido una enorme cantidad de papel. Los inversores están comprando volúmenes récord de bonos de reciente emisión y además exigen un diferencial cada vez más pequeño respecto al T.Bond. Este hecho revela un gran escepticismo acerca de las perspectivas de una aceleración del crecimiento económico en los EE.UU.

El presidente del Banco de la Reserva Federal dijo que si el FED procediera a reducir su balance habría una “pequeña pausa” en el proceso de subida de tipos. Dudley precisaba así sus declaraciones anteriores cuando dijo  que el proceso de subida de tipos se pararía en el momento en que el FED comenzase a reducir su balance.

Los bancos centrales están tratando de frenar la caída de las bolsas e impedir una contracción de la actividad económica.

Las bolsas estadounidenses demostraron una gran resistencia a dos importantes acontecimientos que se produjeron el viernes pasado: decepcionantes datos de empleo del mes de marzo y los misiles lanzados por EE.UU. sobre Siria (el S&P 500 reaccionó a los bombardeos con una caída del 0,7% pero recuperó todo lo perdido).

Hay una ausencia total de miedo en los mercados. El entusiasmo se ha basado fundamentalmente en la creencia de que Trump iba a conseguir la aprobación de su reforma fiscal. Ahora, que su agenda está empantanada, cabe pensar que lo más probable es que ese entusiasmo remitirá.

En mi opinión, por el momento, los acontecimientos en Siria no deberían suponer un impacto significativo en los mercados.

Ahora bien, es preciso tener en cuenta que algunas medidas de oferta monetaria han mostrado una contracción.

Además, el crecimiento de los préstamos en el sector comercial e industrial en EE.UU. ha caído a la tasa más rápida desde la crisis financiera

El VIX siguió por debajo de 13,5. Por lo tanto, debemos seguir manteniendo una predisposición “neutral-alcista”.

El S&P 500 se está moviendo lateralmente sin provocar unos mayores daños. Por lo tanto, debemos seguir manteniendo una predisposición alcista. Resulta llamativo que el S&P 500 le cueste tanto retroceder después de tantas subidas y con unas valoraciones por fundamentales ridículamente elevadas.

Nos vamos a fijar en el 2.350. Si este nivel fuese perforado, muy probablemente se dirigiría hacia el 2.300. La perforación del 2.300 aceleraría las ventas.

El DAX rebotó al llegar al 12.144. Hoy nos vamos a fijar en el 12.130, mientras se mantenga por encima consideraremos que es alcista a muy corto plazo. Por el contrario, la perforación del 12.130 abriría el camino hacia el 11.900.

En cuanto al IBEX, nos vamos a fijar hoy en el 10.450. Mientras se mantenga por encima adoptaremos una predisposición alcista a corto plazo. Por el contrario, la perforación del 10.450 nos avisaría del desarrollo de un tramo a la baja con objetivo en la zona de los 10.200.

Compartir