Posted on

Madrid, domingo 11 de julio de 2016

Comentario de J.L. Cava

La rentabilidad de los bonos estadounidenses se ha desplomado

Yellen, paralizada y desconcertada

Europa, desintegrándose y desacelerándose

Los gobiernos europeos compitiendo por ver quien tiene el peor sistema financiero

¿Oro a 1.475?

 

Un nivel tan bajo de tipos de interés ya no ejerce efectos beneficiosos sobre la economía: no está suponiendo un aumento de las inversiones de las empresas, ni los gobiernos acometen programas de inversión, los bancos tienen dificil ganar dinero con tipos de interés negativos y curvas aplanadas, los particulares que tienen capacidad de ahorro probablemente están aumentando sus ahorros, y todo ello con el perjuicio que unos tipos negativos causan en todos los programas de capitalización de pensiones y en el nivel de renta de los pensionistas.

Las perspectivas de desintegración europea ha desencadenado un vuelo hacia la seguridad, y como los bonos estadounidenses eran de los pocos que proporcionaban tipos positivos, los inversores han comprado bonos estadounidenses y por ello han provocado una caída a mínimos de su rentabilidad, además de alcanzar una rentabilidad real negativa.

La curva de tipos del dólar se ha aplanado tras el resultado del referendun en el Reino Unido. El hecho de que la curva de tipos se aplana puede significar que la economía de los EE.UU. puede estar desacelerándose.

El FED está paralizado y desconcertado. Por lo tanto, Yellen no puede empezar a subir los tipos y los inversores en oro lo saben bien.

 

La cotización del dólar ha caído frente al yen. Este movimiento guarda una correlación muy alta con la caída en la rentabilidad de los bonos estadounidenses a diez años. Existe un sentimiento alcista de los inversores en relación con el dólar frente al yen. Por la Teoría de la Opinión Contraria y teniendo en cuento lo dicho en el párrafo segundo de este artículo, debemos considerar como escenario más probable que el dóalr siga depreciándose frente al yen.

El pasado viernes, tras la publicación de los datos de empleo estadounidenses correspondientes al mes de junio y en los que se superaron ampliamente las expectativas de los analistas “macro”, el “dolar/yen” hizo un movimiento brusco cayendo inicialmente al nivel 100 (probablemente ahí intervino el Bando de Japón) y luego subiendo hasta los 101,28. Este movimiento nos marcó las zona de control. En mi opinión, lo más probable es que vuelve a dirigirse a los 100 y que probablemente los perfore.

Ahora bien, es probable que el Banco de Japón intervenga de nuevo en la zona de los 100. Esta intervención dificulta la decisión del Banco Central Europeo en relación con el “euro/dólar”.

Tras la publicación de los datos de empleo, el par “euro/dólar” descendió hasta 1,10 (ahí probablemente hubo intervención) y luego subió con fuerza hasta 1,112, todo ello en 2 h.

Tenemos marcados los niveles de control. En mi opinión, lo más probable para esta semana es que se mueva lateralmente por encima de 1,10. No creo que el Banco Central Europeo lo deje caer por debajo.

 

La cotización del “crude oil” inició una fase correctiva tras llegar a la zona de los 52,28. No hay pruebas de que esa fase correctiva haya concluido. Por lo tanto, yo creo que lo más probable es que durante esta semana se mueva lateralmente, pero por encima del soporte de la zona 44$. Es un fuerte soporte y yo creo que será respetado.

 

Es cierto que el “oro” retrocedió con fuerza tras la publicación de los datos de empleo. Ahora bien, yo creo que fue tan solo por una reacción instintiva de los inversores, y por ese motivo su cotización se recuperó rápidamente y cerró con ligeros descensos.

El viernes marcó un mínimo en 1.344 y cerró en 1.365. Vemos como la cotización del oro, a pesar de ser muy sensible a la subida de tipos de interés, no se vio afectada por los “inesperados” datos de empleo.

La tendencia a medio plazo de la cotización del oro es alcista. Y por eso creo que lo más probable es que siga subiendo hasta la zona 1.410-1.475, siguiente zona de resistencia.

Interpreto el movimiento del viernes como un signo de fuerza de la tendencia alcista. Ahora bien, es probable que durante los primeros días de esta semana se mueva lateralmente entre 1.380 y 1.360.

 

El S&P 500 marcó un máximo el viernes en 2.132, en plena zona de máximos.

El VIX cerró en 13,26, lectura que es alcista para las bolsas.

Es cierto que el volumen no ha sido muy elevado.

Es cierto que las compras se han debido fundamentalmente al colapso de la rentabilidad de los bonos estadounidenses.

Ahora bien, también es cierto que los alcistas han vuelto a tomar el control. Hemos pasado del pánico del Brexit a la euforía.

Pues bien, vamos a considerar como escenario más probable que el S&P 500 intente superar el 2.135. Y mantendremos una predisposición alcista a corto plazo en tanto cuanto se mantenga por encima de 2.100.

Varios cierres por encima de 2.135 muy probablemente desencadenaría señales de compra en muchos sistemas de especulación. Además, es preciso tener en cuenta que hay un factor que podría favorecer las subidas: no ha entrado mucha gente larga y, si me apuran, el brusco giro ha pillado a gente con posiciones cortas.

 

El DAX, tras la subida que lo llevó por encima de 9.600, se movió lateralmente. Yo creo que lo más probable es que ahora intente dirigirse a la zona de los 9.800. Este es el escenario más probable en tanto en cuanto se mantenga por encima de los 9.570.

 

El IBEX desplegó un tramo al alza y luego se movió lateralmente. Creo que lo más probable es que siga subiendo y que al menos se dirja a la zona de los 8.325. Este es el escenario más probable en tanto en cuanto se mantenga por encima de los 8.100.

 

Banner-NEW-01

Compartir